Mensaje a los barceloneses

 

 

Barceloneses:

Tenemos la suerte de vivir en una de las mejores ciudades del planeta.

El nombre de Barcelona sale siempre en lo más alto en las listas de lugares ideales donde vivir. Nuestra ciudad es muy bonita, pero sobre todo es una ciudad abierta y poderosa, innovadora, que apuesta siempre por el pacifismo, la justicia social o la igualdad sexual y de género.

Nuestro orgullo de ser barceloneses se levanta sobre una base muy sólida.

Sin embargo, en los últimos tiempos la calidad de vida de los barceloneses ha disminuido y también ha caído la reputación internacional de la ciudad.

El llamado proceso separatista nos ha dividido y nos ha empobrecido.

Y este castigo se ha visto agravado, además, porque ha caído sobre una ciudad mal gestionada.

De la unión entre separatismo y populismo ha surgido una ciudad desconocida. Una ciudad que ha perdido amabilidad, tolerancia, respeto; una ciudad más insegura, donde las conductas incívicas parecen contagiarse, porque el desorden llama al desorden; una ciudad encerrada en sí misma, que ha dejado de verse como la gran capital del Mediterráneo.

Estas dos influencias perjudican mucho a Barcelona porque atacan la esencia de la ciudad. Barcelona ha dado lo mejor de sí cuando ha hecho caer sus murallas y ha languidecido cuando se ha visto encerrada en ellas. Barcelona ha sido próspera cuando ha cultivado y atraído el talento y se ha hundido cuando los sectarismos ideológicos se han antepuesto a la buena gestión.

Quiero ser alcalde de Barcelona porque estoy convencido de que esta ciudad tiene un enorme potencial. Este potencial lleva años oculto bajo los proyectos peligrosos y frustrantes en que nos han embarcado unos dirigentes políticos irresponsables, pero tenemos que lograr que salga a la superficie, que se exprese plenamente.

Esta ciudad tiene poder y tiene magia. Es «la Gran Encisera», que nos fascina a los barceloneses y a sus millones de visitantes. Sus posibilidades son prodigiosas.

Estoy seguro de que estáis tan convencidos como yo de que Barcelona reúne las condiciones para consolidarse como una de las mejores ciudades del planeta.

Conseguiremos que Barcelona llegue a ser la ciudad que todos sabemos que puede llegar a ser. Cuento con vosotros para hacer realidad esta ilusión.

 

Manuel Valls, candidato a la alcaldía de Barcelona