Sólo la buena gestión es progresista - Página oficial de Manuel Valls
Missatge Manuel Valls

Manifiesto

Sólo la buena gestión es progresista

Barcelona ha ido dando tumbos, sin liderazgo, proyecto ni horizonte desde 2011, primero con Xavier Trias y después con Ada Colau. La alcaldesa no ha podido fraguar en los últimos cuatro años ningún gran consenso de ciudad y su gestión ha sido reprobada en 8 ocasiones por la mayoría del Pleno municipal. El equipo de Colau ha sido víctima de su arrogancia y del desprecio hacia la buena gestión de quien pretende hacer política municipal desde el sectarismo ideológico. La dinámica destructiva del procés también ha pasado factura a la alcaldesa. Es necesario hacer frente al auge del nacionalismo y el populismo, que se sirven hasta del ámbito municipal para intentar separar a la gente con trincheras ideológicas.

La única alternativa ambiciosa en las próximas elecciones municipales es la candidatura progresista de Manuel Valls, barcelonés y muy activo desde hace tiempo en su crítica al separatismo y a los populismos en Europa. Valls busca la política transformadora en un terreno como el municipal, que le resulta familiar porque durante más de una década fue alcalde de Évry, una ciudad mediana cerca de París, en la que luchó contra la degradación urbanística, los guetos y la exclusión social. Populistas y separatistas le temen porque es un político con sentido de Estado.

En Francia, el reformismo socialista que en los 80 había representado Michel Rocard –con muchos puntos de contacto con la España de Felipe González– tuvo continuidad en las posiciones que Manuel Valls no dejó de defender y que volvieron a ponerse en práctica a partir de 2012. Frente a la izquierda que imparte doctrina de buenos y malos, el verdadero progresismo se demuestra con buena gestión y capacidad de resolver los problemas concretos, sin cavar trincheras y sumando a todos los actores implicados.

Valls, con su compromiso por Barcelona, ofrece su experiencia y visión en un terreno político difícil: renuncia a una vida fácil como ex primer ministro y vuelve a su ciudad natal para encontrarse que algunos le repudian con ademanes xenófobos. Adquiere ahora una especial relevancia su discurso en favor de sociedades abiertas y su decidida lucha contra ideologías iliberales como el nacionalismo y el populismo.

Manuel Valls, por su sólida experiencia municipal y al frente del gobierno de una de las potencias mundiales, su valor para afrontar debates complejos, su compromiso con la construcción europea, su defensa de la democracia española y su vínculo nunca interrumpido con su ciudad natal, sería un gran alcalde de Barcelona.

 

Joaquim Coll, Mercè Vilarrubias, Víctor Gómez Frías, César Antonio Molina, Nicolás Redondo, José María Mújica, Fernando Múgica, Ignacio Vidal-Folch, Anna Grau, Celestino Corbacho, Fernanda Sánchez Alcánatra, Luis Sánchez Infante, Carmen Mosquera Ramoneda, Mariano Porras, Francisco Javier Béjar, Carlos Feliu.

 

DESCARGAR MANIFIESTO